Desahogos de Papá Mono vol IV. Aunque Monete se vista de seda.

gloves-538264_1920A veces pienso que en lugar de vestir a mi hija por las mañanas, la visto contra ella. Como si de un combate de wrestling a tres asaltos se tratara, luchamos, nos agarramos, nos hacemos llaves, nos damos de puñetes y finalmente, cuando la suerte del combate parece echada y me encuentro a punto de rendirme, gracias a mi llave secreta, me impongo contra todo pronóstico.

En la esquina derecha, con un peso de ochenta y cinco kilos reconocidos antes de dejar de fumar, cara de sueño y pocos amigos, vistiendo pijama deportivo con pelotillas: Papá Monito (ovación cerrada… Y algún abucheo aislado y sin fundamento). En la esquina derecha con un peso de nueve kilos y seiscientos gramos, pelele blanco de ositos cuquis y un percentil que baja conforme va acercándose la visita del pediatra de los dieciocho meses para avergonzar a sus papás… Monitooooo guerrerooooo.

Round 1

El combate comienza con Papá Monito llevando la iniciativa. Coloca a su rival boca arriba e intenta inmobilizarlo para dejar sus posaderas al aire. Monito contraataca haciendo un molinillo que bloquea la maniobra. Entonces Papá Monito, que a las siete de la mañana tiene la paciencia bajo cero, amenaza con marcharse del ring si su rival continúa con su actitud evasiva.
Monito, que ve como se le viene encima una sanción de la federación de mamás y no sabe bajar sola del cambiador aún, transige y permite el cambio de pañal. Round 1 para papi!!!

Round 2

En este round del combate se descubre el tongo… Sí, lo siento, está amañado. Todos sabéis que la única forma de vestir a un monito salvaje es que el monito esté en el ajo y no sea tan salvaje. Por eso más que un combate parece una coreografía… Monito de pie, Monito sentada, un pinrel por aquí, una manita por allí, abracito, “pis pas” y ya está vestida con las galas que la estilista de las estrellas, Mamá Monito, nos ha seleccionado, hasta algún besito se escapa… En fin mejor llevarse bien que mañana a la misma hora tenemos otra función. Round 2 empatado!!!

Round 3 (y final)

Esta parte es muy sencilla de describir. Yo peino, Monito hace de su pelo un nido de pájaros, o como me gusta decir se hace un peinado “intuitivo”. ¡Ah! Y olvídate de ponerle algo en la cabeza a modo de adorno decorativo que suerte tendrás si no te lo cuela entre el sofá y la pared ipso facto. Así que ahí va Papá Monito con su cepillo rosa persiguiendo la greña de punta de turno…y Monito moviendo la cabeza de lado a lado como si fuera una fan de Iron Maiden. ¿Resultado? Round 3 para Monito.

Soy de letras, pero a mi me sale combate nulo todas las mañanas. Es más, por la sonrisa con la que sale Monito del vestidor, creo que me deja empatar, creo que no quiere ganarle a su papi. Al menos aún no.

Anuncios

10 comentarios en “Desahogos de Papá Mono vol IV. Aunque Monete se vista de seda.

  1. No me he podido reír más leyéndolo. Es que describes a la perfección las coreografías que se marcan mi marido y el pichón muchas veces (para el cambio de pañal lo del molinillo es total jajaja).

    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s