El parto, mi experiencia. Parte II

mama-906889_1920En la primera parte de la historia, que podéis leer aquí, nos quedamos recién llegada al hospital y con esa matrona diciendo las palabras mágicas: acabas de romper aguas, estás dilatada de algo más de cuatro centímetros ¿Quieres que te pongan la epidural? Si tenía alguna ilusión por parir sin epidural, hacía un montón de horas que se me había pasado, tras casi dos días sin pegar ojo ni un minuto sólo pensaba en tu pincha y yo a dormir.

Como era una noche tranquilita el anestesista vino muy rápido, me puso en posición de recibir el estoque y me dijo tienes que estar muy quieta, cuidado si tienes una contracción ¡Ah, sí, las contracciones! ¿Dónde estaban mis contracciones del demonio? Pues en el rato que había estado tumbada entre la monitorización y el tacto habían decidido marcharse a otro parto. Creo que si tardé unos cuarenta minutos desde que entré en el hospital hasta que me pusieron la epidural igual tuve un par de contracciones.

Tras el pinchazo y conectarme a todos los cachivaches necesarios, se presentaron las matronas, me taparon, instalaron a Papá Monito en una butaca, pusieron luz tenue y nos dijeron, ale, a dormir, no os molesteis en avisar a la familia que esta noche no lo tienes ni de broma.  Para animar la cosa, me enchufaron oxitocina.

El tema de la oxitocina es una de las cosas que había mencionado en mi trabajado plan de parto y que ya os confirmo que después de tanto meditar, no salió de la bolsa y nadie me preguntó por él. Me agobiaba que me pusieran oxitocina sintética, pero dadas las circunstancias, con la epidural puesta y con las contracciones bastante paradas, igual sin ella hubiera acabado pariendo el famoso viernes.

Dormir, lo que se dice dormir, no dormimos nada porqué con la anestesia me dieron temblores y además una de las matronas entraba muy a menudo a controlar los goteros y pantallitas. Por lo visto era la novata del grupo ¡Un solete de muchacha!

No creo que llevara mucho más de una hora cuando volvió la comadrona más veterana, pero no menos encantadora, para hacerme otro tacto. Cuál fue su cara de sorpresa, contra todas las quinielas ya estaba dilatada completa y la nena lista para hacer su aparición en escena.  De hecho, ya pude tocarle la cabecita, parece que al final le entró la prisa.

Las comadronas tantearon cómo llegaba colocada la nena, la veterana le dio algunas explicaciones a la novata sobre cómo tenía que hacerlo y me pidieron que ensayara unos cuantos pujos. Aquí se dieron cuenta que el monitor de la nena marcaba que le bajaba el ritmo cardíaco cada vez que yo empujaba, por lo visto venía con media vuelta de cordón. Fueron a llamar a la ginecóloga y a falta de una vinieron dos. En un momento la habitación parecía el camarote de los Hermanos Marx, ya os he dicho que era una noche tranquilita, por lo que personal a mi disposición no faltó, vamos creo que era la única chica pariendo en aquel momento en toda la Maternidad de Barcelona.

Después de que la matrona informara de la situación a la ginecóloga y le asegurara que yo empujaba como una campeona decidieron que era el momento de que Monito conociera a sus papis.

Creo que hice unos cuatro o cinco pujos, no más, al siguiente la comadrona veterana me dijo que me ayudaría a empujar, Papi Monito me preguntó si quería que me ayudaran o la detenía, como veis él también tenía su propio plan de parto. Un minuto después, episiotomía y kristeller mediante, tenía a mi bebé en brazos, eran las tres y cinco de la madrugada del cuatro de junio, el mismo día que cumple años su Yaya Montse, ahora entenderéis por qué tuvo tan poca prisa al principio y tanta al final, mi niña es una pelota de nacimiento.

Papi Monito cortó el cordón umbilical, ya habíamos firmado el consentimiento para donarlo, pero lo recordamos de nuevo. Hecho esto, todavía tuve que estar cerca de dos horas más antes de poder subir a planta, por lo visto no había manera de que expulsara la placenta y un fornido muchacho tuvo que luchar un buen rato con ella, mientras sudaba a mares. Os voy a ahorrar los detalles, total yo la verdad, con epidural y mi bebé en brazos no me enteré de mucho, benditas hormonas. Allí mismo Monito se enganchó al pecho mientras abría los ojos como platos.  Papi Monito si se enteró de lo que transcurría en el otro extremo del Potro y lo pasó un poquito mal con tanta lucha pero no le gusta recordarlo demasiado.

En fin esto es todo, como última reflexión decir que soy consciente de que la maniobra de Kristeller está totalmente desaconsejada por la OMS y he oído historias de mamis que ponen los pelos de punta. No obstante, viéndome en la situación que os he explicado, no podemos quejarnos en absoluto del proceder de las matronas o las ginecólogas pero estoy dispuesta escuchar todas vuestras opiniones. ¡Que se abra el debate!



Anuncios

13 comentarios en “El parto, mi experiencia. Parte II

  1. Mira hija yo que quieres q te diga si tu estas contenta y no tuviste consecuencias negativas en tu cuerpo por la maniobra pues no le des mas vueltas. Desde luego q no esta recomendada y posiblemente tuvieron otras opciones. Mi niña venia con vuelta en el cuello y en la pierna enrollaica perdida y no me la hicieron , eso si la episiotomia me la lleve. A veces a los profesionales se les va la mano y te pillan tan de sorpresa y tan asustada y preocupada de q todo salga bien q te dejas hacer. Yo en tu lugar me hubiese dejado también 😦

    Me gusta

  2. A mí me crearon una separación de rectos más hernia de ombligo que solo tiene arreglo con cirujano plástico pagado de mi bolsillo, no se trata de estética… Pero se lo podían haber ahorrado, a mí me vuelven a hacer eso y pongo una denuncia como un castillo y más si no me consultan. En España hacen las cosas como les da la gana sinceramente, yo salí muy decepcionada con el primer parto, de hecho me causó un trauma que me costó superar … No quería ni oír hablar de tener más niños y no por miedo al dolor, sino por miedo a la mala práctica de los doctores, matronas, enfermeras… Etc. Uf me he quedado Agusto jeje. Un beso y me alegro que tú al menos si salieras contenta del hospital con Monito!! Eso es lo importante…

    Me gusta

    • A eso me refería, hay historias con la dichosa maniobra que ponen los pelos de punta. Una pena que tengas tan mal recuerdo del primer parto, yo no me puedo quejar, como ves al final todo fue rapidísimo y espero que el siguiente sea ya perfecto. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Ufff.. siento que te hicieran episiotomía y la dichosa Kristeller. Pienso como Alma de mami, en esos momentos, siendo primeriza, con ganas de que salga ya la peque, tú te fías de lo que te dicen los sanitarios.
    Si todas las mamás a las que no hacen barbaridades (eso que llaman violencia obstétrica y que se practica a diario), nos quejásemos, las cosas cambiarían. Aunque yo debí haber puesto una queja, no lo hice. Así que entiendo que no lo hicieras. Yo sólo quería pasar página y listo.

    Pero bueno, el final fue felicísimo. Encima celebráis cumple por partida doble (a la yaya se le caerá la baba con tan bonita coincidencia).

    Para este segundo embarazo/parto seguro que, teniendo más información y la valiosa experiencia, sale diferente.

    Besos!

    Me gusta

    • La verdad, no consideramos en nuestro caso que tuviéramos motivos para quejarnos. Que sabíamos de antemano que no era recomendable, sí, pero en todo momento pensamos que estaban haciendo lo mejor para nosotros. Sé que suena contradictorio, pero así es nuestra experiencia y no podemos contarla de otra manera. Un abrazo

      Me gusta

  4. Lo mismo digo, lo importante es el final y salió bien, así que para que dar vueltas al tema. En mi primer parto me pasó lo mismo que a ti y en mi segundo parto puse la pilas y no todo lo que debería, pero nada de cortes innecesarios y maniobras inadecuadas. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s