¡Hemos vuelto!

Hemos vuelto, sí, hemos vuIMG-20150917-WA0011elto por fin y diréis ¿De vacaciones? ¡Ojalá! Hemos vuelto a la vida normal procedentes del peor resfriado que he pillado en mi vida y dónde, para no aburrirme, me llevé también a Papá Monito.

Han sido casi dos semanas de me encuentro mal, pues anda que yo y pasarnos pañuelos a dos manos. Benditos sean los abuelos que se han ocupado todos los dias de Monito para que su padre y yo, entre mocos, disputáramos entre agonizar en la cama o el sofá.

Y ¿Qué ha pasado mientras nosotros nos dábamos al tissue y al suero fisiológico? Pues nada muy relevante salvo que ha empezado la nueva temporada de Top Chef y que creo que un día que estaba despistada por la fiebre llegaron unos extraterrestres y me cambiaron a Monito por una copia 2.0. Muy conseguida, pero una copia. La he revisado y parece ser la misma niña, sus mismos ojos, su misma boca de abrelatas, su mismo carácter de chica géminis, ahora te beso, ahora te ahostio. Tiene hasta su marquita de nacimiento en el brazo y su mismo lunar encima de la ceja izquierda.

Pero a mi no me la dan con queso, mi niña, ya no es mi niña, mi niña comía como un pajarito y a la que me han dejado ahora hay que alimentarla como a los leones, en cantidad y de lejos que te muerde.

La Monito 2.0 interestelar se levanta de la siesta, me da un beso y me lleva de la manita a la cocina, me señala la nevera y grita ¡Gana! (Sí, la copia está tan conseguida que tiene hasta hambre en catalán) y cuidadito que no tenga que volver a repetírtelo. A partir de ese  momento la Yaya y yo comenzamos a movernos entre la cocina y el comedor con la maestría de  dos camareros de bodas, ahora una loncha de pavito con pantumaca, ahora una galleta, un zumito de naranja, un quesito, un Danonino, otro Danonino y para cerrar el banquete en vez del grito de ¡Vivan los novios! Se oye un ¡Teta, teta!

Con el pan le pasa como a E.T. con la cerveza, es empezar y no saber parar, la miro y espero que con el dedo tieso diga en cualquier momento: mi nevera, mi pan, mi jamoncito. No importa que ya se haya metido entre pecho y espalda para desayunar un par de tetitas y su papilla de cereales, como se te ocurra comerte un bocadillo a su lado va desesperadita cogiendo las miguitas que se te caen al plato.

¿Y qué le vamos a hacer? Nos la quedaremos, esta copia no está mal, es fácil acostumbrarse a que por fin acabe más comida en su tripa que en su pelo. Igual podemos colaborar con JJ Benítez y coescribir Caballo de Troya XXIV, un bebé extraterrestre infiltrado en una familia del barrio de Sants.

Anuncios

9 comentarios en “¡Hemos vuelto!

  1. Me alegra ver que estáis recuperados. El cambio de tu niña ha sido de un día para otro? Es espectacular! Me ha hecho gracia cómo has descrito la situación XD
    Mi pichón, desde que cumplió los dos años, está de un tiquismiquis con la comida que da ansia. Me pregunto cuándo volverá a ser el que era, que se comía todo lo que pillaba… Ainsss (suspiro).

    Un abrazo!

    Me gusta

    • Sí, ha sido un poco radical, supongo que se ha notado que le han salido varios dientes de golpe y eso ayuda porqué siempre ha sido más de comer A trocitos que en puré.
      Ahora también se come bastante bien los purés por lo que ya come de todo, imagina lo contentos que estamos.
      Esperemos que lo de tu peque sea sólo una etapa, ya nos irás contando.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s