Mi experiencia con la lactancia

  Estamos en la semana mundial de la lactancia materna y me gustaría contar mi experiencia. Establecer la lactancia no siempre es fácil, probablemente en mi caso es el mayor esfuerzo que he hecho nunca, pero en la mayoría de casos si quieres, puedes. Yo quise, me ayudaron mucho y aquí estamos 14 meses después, todavía dándole a la tetita.
No exagero si digo que hubiera preferido parir a mi hija cuatro veces si me hubiera podido ahorrar la frustración que sentí al darle el pecho durante el siguiente mes y medio. Tardé en parirla 48 horas de contracciones pero siempre con la sensación que estaba avanzando, que trabajaba en el camino correcto. Con la lactancia me costó ver el final feliz, entre su cuarto día de vida y el mes y medio fue un peregrinar del pediatra a la matrona, de la matrona a la farmacia, de la farmacia al grupo de lactancia.

Afortunadamente había leído bastantes experiencias en blogs y foros sobre partos y lactancia y tenía bastante asumido que es mejor no idealizar estas cosas, que puede haber contratiempos y que si los hay es necesario buscar ayuda y poner remedio. También me ayudaron bastante las clases de preparación al parto en las que además de explicarnos los diferentes problemas que te puedes encontrar nos dejaron claro que a la mínima molestia hay que acudir al grupo de lactancia más cercano.

Monito se enganchó al pecho nada más nacer en la misma sala del parto y ya estuvo mamando prácticamente las siguientes dos horas. Desde el principio dejó claro que no era una chica de tomas cortas. El enganche parecía perfecto, yo no tenía molestias y el día y medio que estuvimos en el hospital perdió un poquito de peso, pero dentro de la normalidad.

Al día y medio ya estábamos en casa y un día después me subió la leche. Ese último día Monito ya empezaba a estar inquieta y me comenzó a hacer grieta en ambos pechos. Durante el primer mes hacía tomas muy largas y era imposible despegarla del pecho, por la noche hacía una única toma pero tan larga que a menudo se me hacía de día. 

Con todo, las grietas fueron a peor hasta que llegué a sangrar dando el pecho. Las matronas que revisaron el enganche de la nena dijeron que era correcto así que empecé a usar pezoneras. Después de cada toma, Purelán y el pecho al aire el máximo tiempo posible, menos mal que era verano. Un médico llegó a sugerirme que sacara el pecho a la ventana para que me diera el sol y cicatrizara más pronto, le dije que eso era imposible que donde vivíamos era un piso interior y tenía a los vecinos pegados. Me preguntó si no tenían nada mejor que hacer que mirar por la ventana. Lo cierto es que el vecino de enfrente no lo tenía, así que descartamos el consejo.

El pecho me dolía horrores cuando se enganchaba y con la pezonera tampoco mejoraba demasiado, la verdad es que nunca me apañé muy bien con ellas así que en cuanto curaba un poco probábamos de nuevo sin pezoneras. La primera vez que acudí a un grupo de lactancia me enseñaron otra postura para que ella cogiera más pezón y areola de golpe y molestara menos al engancharse pero en casa sola no me funcionaba tan bién. 

Ya sólo anímicamente poder ir a un grupo de lactancia fue una bendición para mi. Hablar con otras mamis recientes y ver que muchas estaban en mi situación, que mi niña hacía tomas normales por mucho que la enfermera del pediatra considerara que con 20 minutos mamando tenía que tener suficiente. Y es que es así, normal es el tiempo que cada bebé se tome para alimentarse. Él sabrá cuando deja de tener hambre y a qué ritmo quiere comer.

Llegué a un punto que un domingo Papá Monito tuvo que bajar a por leche de fórmula porqué ya tenía tantas molestias y era tal la grieta que era incapaz de darle una sola toma más. Le dimos durante un día entero sólo leche de fórmula para irme recuperando y porqué además pasó un par de semanas sin tomar peso. Y luego ya fuimos alternando tomas de pecho con alguna de bibe. Creo recordar que a los pocos días ya sólo tomaba una de bibe al día como suplemento y en un par de semanas ya había recuperado peso.
Afortunadamente al cumplir unas seis semanas su agarre mejoró muchísimo, ya tenía fuerza y no tenía que ayudarla a tomar el pecho con lo que parte de las molestias del principio de la toma se fueron. 

Pero sobretodo la que salvó mi lactancia fue una comadrona del grupo de lactancia al que iba que detectó que el principal problema era una mastitis provocada por la infección de las grietas y para lo que me recetó antibióticos. Después de esto hubo todavía varios médicos y comadronas que dudaron de que fuera un buen diagnóstico pero afortunadamente decidí acabar la tanda de antibióticos y pasada una semana y hasta ahora la lactancia ha ido sobre ruedas.

No había vuelto a pensar demasiado en ello y ahora al volver a recordarlo no me creo que fuera capaz y si me dijeran de volver a empezar diría que prefiero no cuatro sino cuarenta partos. Que ninguna futura madre se asuste lo hice yo y lo harán ellas ¿Por qué? Pues porqué después del parto vas puesta de hormonas hasta las cejas, igual que hay chicas que pasan por el baby blues yo me convertí en una especie de superhéroe. ¿O sino cómo creen que las mami aguantan días y días sin dormir? Efectivamente, desarrollan superpoderes.

Anuncios

6 comentarios en “Mi experiencia con la lactancia

  1. ¡Felicidades por vuestra lactancia!
    La verdad es que los comienzos son muy, muy duros y complicados. Menos mal que tuviste apoyo y a alguien que te ayudara a diagnosticar esa mastitis.
    Enhorabuena por seguir con la teta. Nosotros también seguimos 🙂
    Y muchas gracias por compartir tu experiencia. Creo que es bueno que las futuras mamis sepan que, a pesar de ser difícil, no es imposible.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Madre mía!! La verdad que yo tengo una amiga que le pasó lo mismo, al darle pecho a su nena le salían muchas grietas, y fue a qué le ayudasen y no le ayudaron así que decidió darle bibe, se rindió pronto pero bueno cada uno toma las decisiones que quiere. Menos mal que tú al final lo conseguiste. Eso de sacar los pechos a la ventana me ha encantado, no hubiera sido mejor que te hubiera dicho ves a la piscina o a la playa y haz topless?? No sé digo yo ejjejejeje 😛
    Te dejo un reto en mi blog, se te van acumular con los premios ejejejej 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo me puse muy cabezona con la lactancia, tuvimos que dar apoyo de fórmula un par de semanas porque fue prematura pero a la que ganó peso se la quité, tampoco ha sido un camino de rosas pero afortunadamente nada de grietas, si he tenido sindrome de raynaud, las famosas perlas de leche… Y ahora que parecía que todo iba viento en popa, mastitis subclinica! Pero seguimos!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s