Comiendo solita

IMAG1080

Ya comenté con anterioridad que cuando más o menos a los seis meses acabamos con la lactancia exclusiva Monito dijo, al menos con la mirada, que purés y triturados me los iba a comer yo o el tipo que vive con nosotras o el perro del de enfrente pero desde luego ella no. Los días que tenía que comer o cenar conmigo y veía aparecer una cuchara, cerraba mandíbulas a cal y canto y me miraba con cara de ¿Con que toca comer…? Pues ya te puedes estar sacando la teta…

Como buena madre novata y por ende pringada, probé a cambiarle varias veces la cuchara: de silicona, de plástico, sin bisfenol, sin criptonita… Pero ella dejó claro que lo único que estaba dispuesta a aceptar como cubierto era un trozo de pan mojado en la comida y al que le podía hincar su incipiente paletita. 

Así empecé a guardarle trocitos sin triturar de comida que ella masticaba sonriendo con las encías mientras  yo, cagadita de miedo, pensaba está tipa se me ahoga y salgo en las noticias. Como cualquier madre moderna y preocupada lloré mis penas por Internet hasta toparme con información sobre el método conocido como baby led weaning o alimentación complementaria a demanda. Caramba con el nombrecito, podrían simplemente llamarlo bebés guarreando con la comida o incluso método de alimentación para disgustar a las abuelas.

Cuando te hablan del baby led weaning lo primero que deberían recomendarte es comprar el kit de trabajo Dexter, a saber: mucho plástico protector, guantes, cinta americana, gafas de soldador, bolsas de basura y una lancha motora para que el progenitor se pire a relajarse a Formentera en cuanto consiga finalizar el ágape.

En sí el método no debería tener mayor complicación puesto que consiste en sentarte y ver cómo tú vástago come solito y por tanto tú puedes empezar a comer cuando la comida está caliente. Sobre el papel suena tan bien como un fin de semana en un balneario de 5 estrellas categoría superior y además gratis. La realidad  es algo más… Cochina.

En primer lugar puedes cojer esa vajilla de aprendizaje tan mona que compraste y guardarla en la caja de “las madres primerizas somos unas losers“. Bueno, salva el vasito con asas. No vale la pena usar plato a no ser que quieras poner a prueba tus reflejos, la comida la troceamos y la ponemos directamente en la bandeja extraíble de la trona que luego se  friega así, así, así fregaba que yo la vi.

A los tenedores, Monito le pone voluntad,la verdad sea dicha, e intenta pinchar la comida, al menos un ratito, pero no nos engañemos, no están precisamente hechos de acero valyrio, con eso no pincho ni yo. Aparte de que si consigue pillar algo seguramente se caerá camino de la boca o acabará impactando contra un ojo. Con los vasitos con asas se apaña genial pero con estos calores como te despistes un segundo se hace un Flashdance y se lo echa por encima. Podemos decir con orgullo y satisfacción que se ve que domina la teoría pero le queda mucha práctica por delante.

En el caso de Monito es altamente recomendable además no sólo asegurarte de que queda limpia después de la comida si no también antes dado que a veces le gusta pasarse la comida un ratito por un pie antes de metérsela en la boca. Sé que suena a que no me van a nominar a madre del año pero no consigo evitar que saque las piernas por encima de la bandeja de la trona igual que las sube por encima de la barra de seguridad del cochecito. En fin, son sus pies, que haga lo que quiera con ellos, ya discutiremos suficiente cuando venga con 16 años y me diga que quiere anillarse los pezones.

En cuanto a qué come, ella empieza con ilusión cualquier plato que le pongas pero conforme se va cansando empieza a hacer cosas como la zanahoria a la boca, el pollito al pelo y patata al suelo. En fin, es su método de comer pisto. Aunque no nos podemos quejar porqué come prácticamente de todo y como cualquier adulto tiene sus preferencias, si le ponemos guisantes con jamón ¿adivinad qué se come primero?

Anuncios

5 comentarios en “Comiendo solita

  1. No había visitado todavía tu blog, no sé por qué jejejeje porque me ha encantado como escribes, me gusta mucho y ya tienes otra seguidora más porque quiero seguir leyendo nuevas entradas, y por supuesto leeré las antiguas. Me ha encantado lo del kit de trabajo de Dexter jejejejejeje me parto!!! 🙂

    Me gusta

  2. Que risa me ha dado lo del Kit de Dexter, es así tal cual!! yo suelo hacerle helados de frutas a las niñas y los días que se los doy es de la silla a la regadera, tanto las sillas como las niñas por así decirlo jajajaja, ni hablar de sonny nuestro perro que se pone a cazar cada trocito de comida que cae.. y el comentario de la abuela jajajaj en mi caso pues si fuese por mi mamá mis niñas comieran ya de todo, siempre me pregunta y ya comen carne, ya comen caraotas ( granos negros) ya se comen el pancita sola y yo no Mamii aun no le doy trigo!!! jajaja.. y si es de susto cuando se llevan el bocado a la boca mi esposo se queda viéndome y me dice Amorrr!!! déjala ellas solas ya devuelven su comida cuando no la pueden tragar, tranquila esta comiendo..Que risa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s