Desahogos de Papá Mono vol I. La elección del nombre del bebé

Intentar elegir el nombre perfecto para un bebé es como intentar ponerle título a un cuadro que aún no has pintado. Ayudaría verlo para ver si tiene cara de Manolito o Zlatan (las ecografías 4D sólo sirven si vas a optar por nombres teutones tipo Otto o Fritz, lo siento) así que tienes la opción de guiarte por una tradición familiar o alguna querencia más personal.

En casa somos contrarios a ese tipo de tradiciones, lo de gritar un nombre y que se giren el abuelo, tres tíos, catorce primos, dos camareros y seis comensales de otras mesas no nos parece práctico. En cuanto a los gustos personales, pueden ser problemáticos dependiendo de las aficiones que se practiquen en casa. Me explico, si eres aficionado a la historia Julio César, Pompeyo o Craso a la larga dan buenos resultados si la criaturita está destinada a presidir el FMI o la OTAN. En mi caso, además, quedaron descartados todos los nombres de superhéroes protagonistas de videojuegos (lo siento Sonic) y deportistas, Casillas ya tiene bastante como para cargarlo con la responsabilidad de un Íker más en este mundo.

Finalmente en casa optamos por un método lo más científico y aséptico posible: la democracia. Primero hubo una tormenta de ideas, se seleccionaron varios nombres, los que me gustaban a mi fueron vetados por la autoridad competente: mi mujer. Al parecer las náuseas otorgan la presidencia del consejo y derecho a veto. Su señoría, la parienta, propuso un censo de votantes entre nuestros allegados, bueno sobretodo entre sus allegados a los que a su vez también podía vetar en caso de no cumplir con la disciplina del partido. Cuando ya nos disponíamos a votar entre los dos nombres finalistas propuestos por mi mujer, llegó una ecógrafa y nos dijo que de dónde habíamos sacado nosotros que lo que estábamos viendo en pantalla tenía titola. ¿lo véis? Aquí está, patatona y comenzó la segunda vuelta con las mismas garantías democráticas que la primera.

En ese punto es cuando uno se acuerda de cuando su opinión contaba, de cuando le pedían su opinión con ánimo de escucharla. Afortunadamente en casa tenemos muy buen gusto para los nombres de bebé, otra cosa es para las listas de reproducción de Spotify ¿Eh, vecinos?. Sólo espero que de aquí a las próximas elecciones podamos establecer en casa un sistema de primarias o al menos pueda colar algún nombre en los primeros puestos de la lista.

Anuncios

5 comentarios en “Desahogos de Papá Mono vol I. La elección del nombre del bebé

  1. Jajaja le he dicho a ” Súper A” que lea esto, para que se sienta un poco más comprendido y vea que no es el único hombre indefenso ante las decisiones súper democráticas y por supuesto siempre consensuadas por ambas partes que normalmente termina tomando una de las dos partes de manera unánime…😂😂😂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s